Noticia | El 8º Festival del Tomate Blues se consolida como cita cabal de los bluseros del sur

CULTURA | 08 de octubre de 2018| 14:30



La octava edición del Festival Tomate Blues celebrado este sábado en el Parque de las Marismas de Los Palacios y Villafranca, congregó a miles de amantes de la buena música. La Asociación Cultural del Tomate Blues y el Ayuntamiento, organizadores del evento, valoraron positivamente la entrega de las bandas y solistas participantes en el concierto quienes se sintieron en todo momento arropados por un público entregado que hace que este Festival sea una auténtica convivencia de bluseros y rokeros. Así, durante más de siete horas fue posible escuchar los diferentes estilos que se mezclan con el blues.

Abrió el telón la joven banda de la localidad “Okey”, quienes derrocharon todo su talento ante los primeros apasionados que entraban en el parque y cuanto todavía el sol no daba tregua con las altas temperaturas. Después, subían al escenario los Andabluses, con su peculiar garra y contundencia, pero a la vez con la sensibilidad que caracteriza a esta joven banda sevillana.

Susan Santos conquistó con su guitarra a los amantes bluseros, esta joven extremeña contagió al público de su inagotable energía. Los asistentes fueron testigos del motivo por el que esta joven tiene un largo recorrido por los mejores festivales del mundo.

La banda americana “Red House” puso el punto álgido de la noche. Los tres músicos que la componen hicieron disfrutar a los aficionados con la elegancia y fuerza de unas notas que conforme pasaban los temas sonaban con más fuerza y solera. Blues, rok, funky y soul, magistralmente interpretados por la voz de Jeff Espinoza,

Por último un jovencísimo “Aaron Keylock” con su banda cerraba el festival demostrando este británico que es un guitarrista extraordinario. Keylock, llenó de autenticidad, energía y creatividad, el escenario del Tomate Blues.

La octava edición del Festival Tomate Blues de Los Palacios y Villalfranca se cierra con un sabor dulce, con la alegría de ver a miles de personas disfrutar del ambiente familiar y auténtico, un Festival elegante, donde se mezclan diferentes generaciones unidas por la pasión y amor a la buena música.