Noticia | El Colegio de Maribáñez lleva a cabo una campaña de siembra de árboles en los patios del centro y en el parque de la pedanía

MEDIO AMBIENTE | 04 de abril de 2019| 12:00



Los niños del colegio de Maribáñez han llevado a cabo una campaña de plantación de árboles que, con el tiempo y sus cuidados, crecerán tanto en el propio centro escolar como en el parque forestal de esta pedanía de Los Palacios y Villafranca.
Esta campaña, tiene como objetivo incrementar las zonas verdes en el colegio y en el mismo Parque de Maribáñez, al tiempo que se conciencia a los más pequeños en el respeto y cuidado del entorno medioambiental. Se trata de 110 árboles de tres especies diferentes, algarrobos, olivos y pinos; 30 de los cuales, se han sembrado en los patios del centro escolar, y otros 80, en el parque forestal de la pedanía.
La cifra de árboles sembrados corresponde al número de alumnos que acoge el colegio. Y es que cada uno de los pequeños ha sembrado su propio árbol. Así, los niños y niñas de educación infantil se han encargado de sembrar los algarrobos en los patios, tanto delantero como trasero, del centro y los que cursan primaria se han desplazado hasta el parque forestal para dejar allí su huella.
Cada árbol está etiquetado con el nombre del niño que lo ha sembrado, y que desde ese momento se tiene que hacer cargo de sus cuidados diarios.
La Delegación de Medio Ambiente del Ayuntamiento palaciego ha realizado diversas plantaciones con varios colectivos de la localidad, hasta alcanzar la cifra de 500 árboles sembrados en diferentes zonas, ahora que es la época ideal para ello.
Fomentar el cuidado del medio ambiente y la importancia que tienen los árboles en el entorno urbano es el objetivo. En este caso, cada uno de los árboles está apadrinado por un pequeño que será el encargado de su cuidado.
Días atrás, el grupo ecologista Anea capitaneó la siembra de unos 200 árboles en el humedal Cerro de las Cigüeñas.
Los niños de Maribáñez se han mostrado orgullosos y contentos porque a su corta edad ya pueden presumir de haber sembrado un árbol que para siempre llevará sus nombres.