Noticia | El Ayuntamiento acomete actuaciones de urgencia en los caminos rurales de titularidad municipal más afectados por las últimas lluvias

AGRICULTURA Y GANADERÍA | 14 de enero de 2021| 13:30



 

 

El Ayuntamiento de Los Palacios y Villafranca está llevando a cabo trabajos de emergencia en aquellos caminos rurales que se han visto más afectados como consecuencia de las últimas lluvias caídas. La Delegación Municipal de Agricultura ha informado que, en próximos días, dará comienzo la primera de las dos campañas que, anualmente, se realizan para el mantenimiento ordinario de los caminos de titularidad municipal.

Las últimas lluvias caídas han afectado de manera considerable al estado de algunos de los caminos rurales de titularidad municipal. Como consecuencia, la Delegación Municipal de Agricultura está llevando a cabo durante estos días actuaciones de emergencia con el fin de arreglar aquellas vías mayormente afectadas por las precipitaciones. Estos trabajos se están realizando con un tractor refinadora con el objeto de nivelar el terreno y arreglar los baches producidos por las lluvias, además de limpiar las cunetas.

Dichos trabajos se van a ejecutar, fundamentalmente, en las vías principales. Si en la jornada de ayer se actuó sobre el Camino de las Monjas y en el de la Puya, en esta jornada, maquinaria y operario, están repasando el Camino de Rosalejo.

La Delegación Municipal de Agricultura avanza que a finales de enero, si el tiempo lo permite, se iniciará la primera de las dos campañas que, anualmente, lleva a cabo el Ayuntamiento de Los Palacios y Villafranca para el mantenimiento ordinario de los caminos rurales de titularidad municipal, y donde ya se actúa con rulo y motoniveladora para la mejora de las vías. Se trata de unas labores que se desarrollan en diferentes periodos a lo largo del año y coincidiendo con las épocas en las que la actividad agrícola se ve intensificada.

El pasado año los trabajos para el mantenimiento ordinario se llevaron a cabo sobre unos 80 kilómetros de caminos rurales lo que supuso una inversión municipal que alcanzó los 75.000 euros.

El objetivo fundamental de todas estas medidas es conservar de manera adecuada las infraestructuras para que el tránsito de los productos desde los campos e invernaderos hasta los mercados se produzca en las mejores condiciones posibles.